Carnosidades o Pólipos en la Vesícula

Tema interesante, por cierto, cada vez con mas frecuencia las carnosidades o pólipos en la vesícula biliar son descubiertos, debido al uso cada vez mayor de la ecografía (ultrasonido).

Las implicaciones o preocupaciones de tener un pólipo dentro de la vesícula están bien fundamentadas ya que un cáncer pudiera brotar de eso.
La vesícula biliar es un saco hueco que se localiza fuera del Hígado y que forma parte del árbol biliar, es decir, de los conductos o tubos que llevan la bilis que se produce en el Hígado, camino al intestino delgado, específicamente el Duodeno.

Asi como una llanta consta de varias capas, la mas interna en contacto con el aire de la llanta, luego varias capas de hoja de acero y la última capa de caucho reforzado que se pone en contacto con la superficie exterior (por ej. El pavimento), asi la vesícula biliar consta de 3 capas, la capa mas interna (en contacto con el interior y la bilis) llamada mucosa, la capa intermedia llamada muscular, y la capa externa llamada serosa (en contacto con el líquido peritoneal y demás vísceras como intestinos).
Entendiendo esto, entonces resulta que la bilis, proveniente del Hígado, baja por los conductos biliares, y parte de esa bilis entra en la vesícula biliar estancándose hasta el momento en que la vesícula es estimulada exprimiéndose y liberando todo su interior (bilis espesa y viscosa) de vuelta a los conductos biliares para bajar hasta el duodeno y ejercer su función, la digestión de alimentos, sobre todo aquellas comidas pesadas, cargadas de grasa.

Que es un pólipo? Es una carnosidad que nace dentro de la vesícula biliar en la capa interna mucosa, no es un quiste (pequeño globo con líquido en su interior), es una carnosidad sólida, no produce dolor, y habitualmente es un hallazgo durante un estudio de ecografía hecho a la vesícula.

carnosidades-o-polipos-en-la-vesicula-2
IMAGEN DE POLIPO DENTRO DE LA VESICULA BILIAR

El problema radica en que, de estos pólipos, puede surgir un tumor maligno (cáncer de vesícula biliar).

La gran mayoría de los pólipos encontrados en las personas son benignos, muchos de ellos son depósitos de colesterol compactado y fijo a la mucosa de la vesícula, como si se tratase de una piedra en la vesícula que quedó atorada o fija a la mucosa y por lo tanto no se mueve, pero es benigno.

Cuando se descubre un pólipo dentro de la vesícula biliar, es muy importante saber su tamaño, ya que si el pólipo mide menos de 1 cm, lo recomendado es vigilarlo sin hacerle nada, realizándose ecografías cada 3 meses en un principio para valorar la tendencia del mismo, si durante el seguimiento, el pólipo no presenta aumento de tamaño, y el paciente no tiene malestares relacionados con la vesícula, se debe continuar vigilándolo una vez cada 6 meses con ecografías, si por el contrario, se descubre un pólipo de un cm o mayor, lo correcto será operar y extirpar la vesícula biliar aunque la persona no tenga molestias relacionadas, ya que está demostrado que pólipos de un cm o mayores conllevan un mayor riesgo de desarrollar un cáncer. O la otra situación, si se descubrió un pólipo menor a un cm y se vigila y resulta que, durante su vigilancia se evidencia un aumento de su tamaño en relación a su tamaño inicial, eso también motivará operar y extirpar la vesícula biliar.

carnosidades-o-polipos-en-la-vesicula-3

Cuando se requiere la cirugía, se prefiere realizar la extirpación de la vesícula biliar por vía laparoscópica, que es una cirugía de mínima invasión, realizando 4 pequeñas incisiones en la piel, cada una de un centímetro o menos de tamaño, introduciendo una cámara e instrumentos como pinzas y tijeras, y retirando la vesícula por uno de los orificios hechos previamente. La vesícula biliar se manda analizar al servicio de Patología, emitiendo un resultado escrito, si la vesícula biliar tenía su pólipo pero era benigno, ya no hay que hacer mas en el paciente, si por el contrario el reporte que da el patólogo es que la carnosidad era un cáncer, entonces lo primero que hay que saber es si esta carnosidad cancerosa penetró las tres capas de la vesícula, porque si solo llegó a la mucosa, el paciente está curado solamente con haberle retirado la vesícula y no hay que hacer mas sino solo dar vigilancia estrecha a la persona, pero si el cáncer penetró en las capa intermedia y capa serosa, entonces seguramente hay que realizar segunda cirugía, en este caso ahora será cirugía abierta, es decir, no laparoscopía, se realizará una incisión grande bajo el costado derecho, se llega a la zona donde estaba alojada la vesícula biliar (ya operada y extirpada) y se extirpan algunos ganglios que se encuentren en esa zona, asi como se retira o corta toda la zona del hígado donde la vesícula normalmente descansa, hasta 2 cms dentro del hígado (resección en cuna hepática) y todo este tejido se envía analizar para poder conocer en que etapa se encuentra la enfermedad cancerosa. De eso depende la Quimioterapia, Radioterapia y sobre todo el pronóstico del paciente.

carnosidades-o-polipos-en-la-vesicula-4

Como ya mencioné previamente, la cirugía para extirpar la vesícula biliar es la laparoscopía, con una estancia hospitalaria de un día, recuperación rápida, menos dolor y estéticamente mas adecuada para el paciente.

carnosidades-o-polipos-en-la-vesicula-5

CANCER DE VESICULA

Por tal motivo, cuando se descubre una carnosidad dentro de la vesícula biliar, es necesario darle vigilancia, pero no asustarse porque, como ya comenté, la gran mayoría de los pólipos son benignos, pero tampoco es correcto estar operando todos los pólipos descubiertos ya que estaríamos abusando de la cirugía sin necesidad. En definitiva, hay cuatro razones por las cuales se tendría que operar una persona que se le descubre un pólipo dentro de su vesícula biliar:

1. Pólipo de un centímetro o mas de tamaño en la primer ecografía hecha
2. Pólipo menor de un centímetro de tamaño en la primer ecografía hecha pero que, durante la vigilancia se descubre que va aumentando de tamaño.
3. Cuando el paciente está intranquilo, nervioso, preocupado aunque el pólipo descubierto no se encuentre como los descritos en la razón #1 y #2.
4. Pólipo de cualquier tamaño que se acompañe de molestias relacionadas con la vesícula (dolor abdominal en la boca del estómago extendiéndose al costado derecho, náusea o vómito, eructos, incomodidad estomacal).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *