La persona Accidentada

Es probable que no se aprecie de forma adecuada la magnitud de este tipo de problemas, pero los accidentes son una delas primeras 4 causas de muerte, los accidentes automovilísticos son una de las causas mas frecuentes en el mundo, cada vez mas acelerado. Los accidentes generan pérdidas millonarias para familias, aseguradoras, gobierno en general.

Cuando una persona se accidenta, es necesario que sea valorada por un médico o paramédico con el objeto de determinar el tipo de lesión asi como la magnitud de la misma, y si ésta pone o no en riesgo la vida de la persona en cuestión. En muchas ocasiones, la persona es víctima de un atropello quedando tendida sobre la carpeta asfáltica, la regla general es, tratar de no moverla hasta que llegue ayuda profesional (ambulancia y paramédicos) pero eso puede tardar algún tiempo, tiempo vital para muchas personas con sangrados internos, (se le denomina «hora dorada o Golden hour», ya que es la primera hora posterior al accidente cuando la persona debe recibir atención profesional, permitiendo salir adelante), por lo que en ocasiones sería conveniente levantar al paciente en bloque, sin mover el cuello y subirlo para acudir urgentemente a emergencias del hospital mas cercano. Este mismo escenario puede ocurrir cuando una persona sufre una colisión entre coches, quedando atrapada dentro del vehículo.

Una vez en Urgencias del Hospital, el equipo de shock trauma entrará en acción, médico de urgencias, enfermeras urgenciólogas, los cuales valorarán la extensión de las lesiones, perfundirán sueros para estabilizar al paciente y, de ser necesario la participación de un cirujano, se le hablará de inmediato al cirujano de guardia, que acudirá a la brevedad ,según su disponibilidad, para manejar el caso y, de requerirse cirugía urgente, estará operando de inmediato con la finalidad de salvar la vida. En muchas ocasiones, el servicio de Urgencias sabe que un paciente en estado crítico viene en camino ya que la ambulancia lo notfica durante su traslado, de tal forma que Urgencias se prepara con un cirujano, traumatólogo, neurocirujano y anestesiólogo, con la finalidad de no perder tiempo vital, una vez que el paciente llega al servicio de Urgencias.

¿Has escuchado hablar de «estallamiento de vísceras» o «el paciente viene reventado»?. Básicamente se trata de que, dentro del abdomen ocurrió una ruptura con sangrado, puede ser el hígado o el bazo rasgado y sangrando, el riñón, un agujero en la vena cava, una fractura del páncreas, etc. En fin, pueden ser muchas cosas, pero lo mas importante es que el cirujano determina, en la sala de urgencias, si existe suficientes motivos como para operar al paciente.

Una vez en quirófano, al abrir el abdomen, muchas veces encontramos gran cantidad de sangre, un hígado partido y sangrando, el bazo cortado, sangrando o desprendido, y lo primero que hacemos es identificar el sitio de sangrado y detenerlo, recordemos que, normalmente una persona adulta tiene de 5-6 litros de sangre, perder 2 o mas pone a la persona en alto riesgo de muerte. Una vez que identificamos el sitio de sangrado, lo intentamos detener, uso de suturas, compresión directa o el uso de trapos puestos a presión directa (empaquetamiento), una vez que se controla el sangrado, se permite que el paciente se vaya estabilizando mediante la transfusión de sangre y sueros de forma enérgica por parte del anestesiólogo y su equipo de trabajo. Una vez que mejora la presión arterial, y el volumen de sangre corporal, el cirujano valora el grado total de las lesiones internas y comienza a trabajar intentando resolver los daños en ese mismo acto operatorio, muchas veces no es posible y tenemos que dejar los trapos introducidos en el abdomen haciendo compresión y cerrando la herida para pasar al paciente a terapia intensiva para que el paciente se logre estabilizar, una vez estable, el cirujano regresa al paciente a quirófano 48 hrs después a retirar los trapos ,esperando que, en ese momento ya no se encuentre sangrando, y ahora si, cerrar la herida de forma definitiva.

En ocasiones hubo fracturas de costillas y, como se trata de espículas de hueso, éstas pueden puncionar el pulmón y su cubierta (pleura) provocando que el pulmón se enjute o colapse impidiendo la adecuada respiración (neumotórax), ante esta situación, se le da aviso al cirujano quien llega y coloca una sonda a través de las costillas y asi permitir que el pulmón se vaya inflando, en ocasiones hay sangrado dentro del pulmón que se evidencia con la salida de sangre franca por la sonda torácica (hemotórax), por lo que el cirujano tiene que abrir el tórax, identificar y detener el sitio de sangrado.

Nos ha tocado operar de forma urgente, pacientes balaceados, donde una bala, disparada a corta distancia, penetra por el lado derecho del cuerpo perforando costillas, partiendo el hígado, riñón derecho, seccionando una vena grande e importante (vena cava inferior), impactando la vértebra, desviándose a la izquierda y quedando la bala alojada hacia el riñón izquierdo.

Un paciente masculino llegó a Urgencias en estado de shock, pálido por la pérdida de sangre, quejándose de dolor en el sitio del impacto de bala y refiriendo su deseo de seguir viviendo. Su servidor, en ese momento, valoré la situación crítica de la persona y la decisión quirúrgica fue inmediata.

En quirófano, al abrir la cavidad abdominal, presenta de forma explosiva, salida importante de sangre (alrededor de 2 litros), inmediatamente comprimimos todos los sitios probables de sangrado con trapos (compresas), logrando estabilizar un poco la situación, anestesiología continuó pasándole líquidos y sangre por las venas tratando de controlar su presión arterial. Acto seguido, retiramos los trapos y notamos el hígado completamente partido en su parte derecha y sangrando por lo que dejamos un trapo haciendo presión directa, luego notamos el riñón derecho violáceo y con un agujero en la vena cava inferior de 2 cms aprox. Por lo que tuvimos que retirar el riñón derecho, voltear el segmento de vena donde se encontraba la lesión y colocarle unos puntos

persona-accidentada

cerrando el agujero, de esta manera se controló el sangrado, sin embargo, debido al sangrado en hígado, decidimos dejarle los trapos haciendo presión directa y cerrar la herida (cirugía de control de daños), lo pasamos a cuidados intensivos en calidad de muy grave, donde los médicos intensivistas lograron controlarle su presión, y demás parámetros estabilizándolo, 48 horas después regresé al paciente al quirófano, ahora mas estable y le retiré los trapos, notando que ya no presentaba sangrados, dejamos drenajes y cerramos la herida completamente, el paciente se recuperó gradualmente y 17 días después de la agresión, fue dado de alta, es decir, una lesión potencialmente mortal, manejado a tiempo de forma correcta cambió el futuro del paciente.

persona-accidentada-2

En conclusión, los traumatismos, sea por accidente o ataques violentos, son una causa importante de muerte, y el tiempo es un factor muchas veces determinante del desenlace de la persona afectada, por lo que la sugerencia sería, tener siempre a disposición el número de emergencias médicas en caso de requerirse, tener el teléfono de algún médico de su confianza que pueda dar una orientación en circunstancias urgentes, algún hospital de su preferencia y sus teléfonos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *